Dislexia & Discalculia

26.04.15

Definimos dislexia como aquel trastorno que dificulta la capacidad para aprender a leer y escribir. Vulgarmente, podríamos decir que la discalculia es “la dislexia de los números”, es decir, es una trastorno que sufren aquellas persones que tienen dificultad para entender las matemáticas básicas.

 

Aunque la dislexia sea mucho más conocida, ambos trastornos son causados por un déficit de percepción visual o problemas de orientación. Eso sí, las dificultades que se presentan varían en función de la personas y de la situación que vive aquella persona.

 

Pero vayamos por partes. Explicaré más detenidamente cada uno de estos trastornos y los tipos que existen.

Existen dos tipos de dislexia: La dislexia adquirida (provocada por una lesión cerebral concreta) y la dislexia evolutiva (dificultades sin causa concreta).

Asimismo, existen otros subtipos:

  • Dislexia superficial: Lectura de palabras a partir de las silabas (dificultad en leer palabras en que la pronunciación no se corresponde a la palabra).
  • Dislexia fonológica: Lectura visual de las palabras (leen deduciendo palabras).
  • Dislexia mixta: Combinación de las anteriores (grandes dificultades para entender el significado de las palabras).

 

alphabet-99374_640

 

Haciendo referencia a la discalculia, existen cuatro tipos de discalculia:

Discalculia primaria: Presentan problemas de cálculo (lesión cerebral).

Discalculia secundaria: Presentan una mala utilización de los símbolos numéricos y una mala realización de las operaciones (mala orientación espacio-temporal).

Disamétrica: Existe una dificultad para contar mentalmente, para resolución de problemas y operaciones.

Discalculia espacial: Existe una dificultad para ordenar números según la estructura espacial.

 

Math-Girl-

 

¡Dejemos la teoría! Creo que ya tenéis una idea clara de lo que significan cada uno de estos trastornos y las características que presentan. Centrémonos en las ayudas que podemos ofrecer como profesores y papis.

 

Lo esencial tanto en las matemáticas como en la lingüística es la comprensión. Sin ella, difícilmente podremos llegar a nuestros alumnos e hijos. Una buena propuesta pedagógica puede reducir (hasta en algunos casos, hacer desaparecer) todos estos trastornos que acabamos de mencionar. No olvidemos que aun hoy en día se imparte año tras año el mismo contenido con los mismos recursos y, descontextualizados de la realidad de quien tenemos delante. Con ello quiero decir que haciendo partícipe a los alumnos en este proceso de enseñanza- aprendizaje conseguiremos que ellos mismo tengan conciencia de aquello que aprenden y evitaremos una enseñanza formalista desvinculada de un significado real.

 

En este proceso se equivocarán y este error debería ser visto como algo positivo, pues, es una gran fuente de aprendizaje. El que no se equivoca es porque no se arriesga.

Diciendo esto me refiero a que no es tan necesario un trato «especial» para niños y niñas con algún trastorno sino que con una metodología más dinámica (y con alguna adaptación si es necesario) podemos hacer mucho bien a todo tipo de alumnado. Al fin y al cabo las matemáticas sirven para comprender el mundo. Los niños/a deben saber el por qué de las reglas y los procesos y promover un espíritu de interés y motivación ante los problemas. Así pues, no existen contenidos matemáticos desligados de otros. El cálculo, la geometría, la medida… todo ello está conectado entre sí. Podéis consultar este post para obtener mayor información sobre las matemáticas.

 

Refiriéndonos a la parte lingüística es bueno tener en cuenta ciertos aspectos (a partir de segundo ciclo de primaria) aplicables a todo el alumnado.

 

En la escritura, la copia reiterada de errores de ortografía no facilitará que adquiera la norma ortográfica, más bien todo lo contrario. Es probable que se produzcan interferencias entre las diferentes lenguas que utiliza, por ello, sería bueno corregir las faltas de ortografía que este alumno/a haya trabajado en clase o bien dejarle tener un plafón con las normas ortográficas.

 

Para facilitar la comprensión de textos sería bueno resaltar las palabras clave, fragmentar el texto y dar más tiempo (respetemos todos los ritmos) y con los libros de lectura obligatoria sería conveniente anticipar el tema del libro y procurar que sea de su nivel lector. Podemos optar por prácticas más dinámicas como los padrinos lectores que se caracteriza por una ayuda en la lectura que ofrecen los “mayores” a los más “peques” o bien lectura en pareja en la cual se desarrolla la competencia lectora a través de la tutoría entre iguales (uno actúa como tutor y el otro como tutorado, mejorando ambos su comprensión lectora), ente otras en las cuales el alumno es el protagonista.

 

No olvidemos que es importante conocer todos aquellos trastornos que pueden dificultar en el aprendizaje de nuestros alumnos e hijos para poder ofrecerles todas las ayudas posibles pero debemos concienciarnos también que una metodología activa que les permita experimentar y participar y, sobretodo, comprender qué están aprendiendo y qué utilidad tiene en su vida será determinante para su futuro.

 

“La mente es como un paracaídas, sólo funciona si se abre” (Albert Einstein)

 

dislexia-6-a-9

 

Anna-Firma-Completo1

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *