¿Quién falta hoy?

26.08.18

Recurso multifunción

Hoy traigo un recurso tan sencillo como completo que ayuda a llevar el control de asistencia y que a la vez permite trabajar el reconocimiento del nombre, la lectoescritura, la creatividad, la psicomotricidad fina, la clasificación y hasta las matemáticas, ¿Cómo te quedas?

¡Después de esta presentación espero que no os defraude el recurso, a mí me ha ido genial!
La inspiración me vino de colegios de educación viva para saber dónde se encuentra cada alumn@ (porque tienen momentos de circulación libre). Ellos tienen plafones imantados a la entrada de cada clase para que los alumn@s ponga su nombre indicando así donde están.

Yo cogí la idea de los imanes y en un lado de la pizarra (imantada) puse dos recuadros uno con una foto de la clase y otro con una foto de un edificio (porque mis alumn@s no vivían en casas), delimité el espacio con cartulina de colores (hubiera sido mejor cinta adhesiva).

 

Después durante la primera semana le di una pinza a cada niñ@ y les dije que la decoraran como quisieran, lo hicimos con rotuladores, como era una clase de P4 pero la mayoría eran de final de año, muchos se pintaron más la mano y el brazo que la pinza pero es parte de la magia ;).

Les di colores claros porque cuando acababan poníamos su nombre con permanente negro en el lado que querían que se viera (el nombre lo ponía yo no solo porque el 95% no sabía escribirlo sino porque aún sabiendo, hacer escribir a un niño de 3 o 4 años su nombre en una pinza de la ropa debería ser considerado tortura), en el otro lado enganchábamos un trocito de imán. Lo hice con pegamento de barra normal y aguantaron bastante bien aunque alguno se cayó alguna vez, quizás con un punto de silicona esto se hubiera evitado.

Para acabar cada niñ@ debía enganchar con la pinza su foto de carnet plastificada, lo de plastificada no es una opción si no quieres acabar tirándote de los pelos porque las fotos se doblen o se rompan y…¡LISTO!

 

 

La dinámica era muy sencilla; todas las pinzas con sus fotos estaban puestas en el lado de la casa, cada vez que alguien llegaba a la clase (yo también tenía mi pinza, of course) debía mover su pinza de la casa al cole. Era muy chulo ver como de vez en cuando a uno le deba por quedarse al lado de las pinzas e iba poniéndosela a los compañeros o cómo uno iba a otra y le recordaba que no había puesto la pinza. Al irse lo mismo, cuando la familia llegaba antes de irse debían poner la pinza otra vez en casa.

 

Después de que fuera el momento de la entrada nos sentábamos y aquí viene la parte matemática y de reconocimiento del nombre cuando mirábamos cuántas habían venido, cuántas no, cuántas niñas o niños en un lado y mil combinaciones más. También podemos coger una pinza con los ojos cerrados y que tengan que acertar quién falta… ¡creatividad al poder!

Aquí detrás se ve cómo habíamos jugado a ver cuántas letras (o sílabas) tenían nuestros nombres. Les encantaba.

Cuando vi que estaban preparad@s les propuse quitar las fotos de las pinzas, la verdad que no fue difícil porque estaban motivad@s por demostrar cómo leían el nombre, y ahí ya había una trabajo más grande de reconocimiento de nombres y algunos de iniciación a la lectura, la verdad que era sencillo ver qué estrategia usaba cada niñ@. Y no teniendo foto ya se complicaban los juegos explicados anteriormente.

 

De vez en cuando puede pasar que alguien con la emoción o prisa no ponía bien el imán y se llevaba por delante las pinzas de los demás, era igualmente una oportunidad de aprendizaje porque debía recoger las pinzas, reconocerlas y clasificarlas (y poner la foto si se había caído). Pasaba varias veces y siempre había alguno o alguna más motivad@ que iba a ayudar.

 

En definitiva, aparte de todas estas ventajas estaba la de que yo podía apuntar luego tranquilamente quién había venido y quién no sin tener que pasar lista ni hacerlo mientras hacen otras cosas (yo soy horrible para acordarme).

Espero que te haya gustado y que compartas cómo te ha ido en nuestras redes o si tienes otro sistema para el control de asistencia.

5 opiniones en “¿Quién falta hoy?”

  1. Muy buena idea utilizar los imanes. Yo hasta ahora,(gracias a vosotras ya nunca más)utilizaba el velcro, bien para la foto, o para el nombre, pero el velcro no permite tanto juego, como el que ahora veo, pues obliga a colocar velcros que muchas veces no son funcionales.
    Mañana, si les apetece, comienzo.
    Marisé.

  2. Muchas gracias por compartir de verdad!! Es todo un esfuerzo por tu parte y un regalos para las demás. Me parece una actividad muy creativa y una buena alternativa a la clásica casita con las fotos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *