¿Mezlar clases sí o no?

14.06.20

Hola apuradas y apurados, ¿Cómo estáis? El post de hoy trata sobre la mezcla de grupos en los colegios. Sí, es un tema delicado y en el que puede haber mucha diversidad de opiniones. Yo no tengo una idea clara sobre qué es lo mejor sí o sí y tampoco hay datos científicos que demuestren que algo es más beneficioso que otra cosa porque varía en función de cada grupo en concreto, de sus necesidades y de muchos otros aspectos que se dan ese curso. Es muy difícil generalizar en este tema y sí que es cierto que hay varios estudios relacionados con el tema, pero tan solo nos dan información. Yo partiré de mi experiencia; de lo que yo misma he vivido e intentaré sacar algunas conclusiones.

Beneficios

  • Mezclar grupos puede favorecer a crear grupos más equilibrados; que haya diversidad de alumnado y que se puedan ayudar entre ellos/as. En mi opinión, los grupos heterogéneos no son beneficiosos para el grupo-clase. Seguro que recordáis cuando estabais en el colegio vosotros/as, el famoso comentario de “¿A qué grupo vas, al de los tontos o listos? Bufff… lo pienso y se me revuelve todo… ¿Qué significa esta manera de catalogar? Sí, quizás ahora ya no sucede tanto pero aún hay escuelas que optan por hacer grupos homogéneos y así en los grupos en los que el nivel es más alto se puede ir avanzando materia. ¿Dónde queda aquí el trabajo en equipo? ¿Y lo beneficioso que es cuando los mismos alumnos/as hacen de profes? Está más que comprobado que si algún alumno no entiende algo, lo entenderá antes explicado por un compañero/a que por el mismo profe así que… Demos la oportunidad de crear grupos de trabajo y flipemos con la bonita interacción que se crea entre ellos/as. Y es beneficioso tanto para el que “explica” como el que “escucha” porque ambos APRENDEN.
  • En algunos casos, sirve para “romper dinámicas” inadecuadas o roles que no son beneficiosos. Por ejemplo, un niño/a que tiene actitudes de liderazgo negativo puede que un cambio de clase ayude a cambiar ciertas dinámicas o un niño/a que se muestra muy tímido/a puede que un cambio de ambiente le ayude a sentirse más cómodo/a y a interaccionar más con el grupo-clase. Todo esto no es matemático, está claro y el hecho de cambiar de grupo no significa que por arte de magia todo vaya a ir fenomenal, pero en muchos casos, sí ha sido beneficioso para la misma clase y las dinámicas que en ella se habían creado.
  • Y siguiendo la misma línea que en el punto anterior, mencionar las famosas “etiquetas” que tanto detesto. Sí, alguna vez habremos catalogados a nuestro alumnado de alguna manera u otra “este niño es muy espabilado/a”, “Este otro distorsiona la clase”. Tengo que decir que NO PUEDO CON LAS ETIQUETAS y no negaré que en algún momento yo misma he etiquetado, pero creo que debemos evitarlas por el bien del grupo-clase y por nuestro propio bien. Esto sucede mucho cuando hacemos traspaso de información de un curso a otro, que en lugar de hablar de necesidades y de lo que realmente es importante etiquetamos sin darnos cuenta… pero dejo el tema que esto me llevaría un post aparte, jejeje. Con esto quiero decir que un cambio de grupo podría beneficiar también a romper estas etiquetas que se han ido creando con los años o etiquetas como grupo que esto también sucede mucho, “Este grupo es muy potente” … Seguro que sabéis de que os hablo, ¿Verdad?
  • Y por último me gustaría mencionar el hecho de ampliar su círculo de amistades. Está claro que el hecho de conocer más gente no nos hace más sociales, pero pienso que lo beneficioso es el hecho de tener más posibilidades de conocer a más niños/a y dar oportunidades a crear amistades con niños/as que ni tan solo se hubieran planteado.

Contras

  • Pienso que el principal inconveniente de la mezcla de grupos es romper precisamente esos grupos que funcionan muy bien, esos grupos en los que entras y “hay magia” y lo digo por experiencia propia. Recuerdo perfectamente un P-5 que parecía hecho a medida. Un grupo muy diverso en el que la ayuda, el compartir y las relaciones sociales se daban de manera natural; era un grupo que funcionaba solo. Estaban muy unidos/as, tanto entre ellos/as como las familias y hacía que todo fuera fácil y no es que fuese un grupo fácil de gestionar, sino que era un grupo que habían encajado perfectamente.
  • Otro gran peligro de mezclar grupos es el hecho de equivocarnos y dejar a algún alumno/a sin un soporte necesario y por eso digo que una mezcla de grupos hay que pensarla muy bien. No basta solo con separar aquellos/as que distorsionan… No, mezclar grupos debería ser una tarea larga y muy pensada, no tan solo por el tutor o tutora de ese curso sino por todos los docentes que conocen al grupo-clase. A veces tenemos tendencia a mirar tan solo aquellos aspectos negativos que hacen que la clase sea más difícil de gestionar y nos olvidamos de aquellos alumnos/as que necesitan ciertos soportes y esos soportes lo encuentran en una o 2 amistades, por ejemplo.
  • Y como ultimo contra quiero mencionar las posibles quejas, especialmente de las familias. Tener contento a todo el mundo será complicado y lidiar con quejas, críticas, rumores no es tarea fácil… Cierto, ¿no? 😉

Dicho todo esto, queda claro que no me quedo con ninguna opción. Sí, en la mayoría de los colegios se mezclan grupos cuando terminan una etapa, es decir, cuando pasan a primero de primaria, otros colegios además cambian cada 2 años en primaria y habrá otros que harán otro tipo de combinaciones. No hay nada establecido y tampoco sabemos que es lo mejor o peor porque dependerá de ese grupo-clase, de esta situación concreta.

En el mundo ideal y en mi humilde opinión sería lo ideal que los/las profes valorasen cada año la necesidad o no de una mezcla. Esto sería una locura a nivel organizativo y tendríamos que justificar ante familias porqué este curso sí y porque este no pero sí que creo que se podrían hacer excepciones y si, por ejemplo, en un colegio que cada año se mezclan grupos por norma se considera que ese grupo en concreto no le conviene cambiar, se podría valorar el no hacerlo.

Lo mismo pasa con el cambio de profes. He estado en colegios que durante toda la etapa de infantil (P-3, P-4 y P-5) tienen al mismo tutor o tutora. Tengo que decir que yo siempre he defendido esta postura. Me parece beneficioso tanto para el tutor/a como para el alumnado, pero me baso en unas condiciones buenas, es decir, doy por hecho que encajas con el grupo-clase, con las familias y con todo. Probablemente si no hubiera tenido una buena experiencia en P-3, no defendería esta opción. Vuelvo a lo de antes… ¡Es tan difícil generalizar con este tema!

Este año y dadas las circunstancias, en mi cole, se ha decidido no mezclar grupos y la verdad es que me parece muy buena opción. Teniendo en cuenta que en septiembre habrán estado casi 6 meses sin ir al colegio de manera presencial, darles la tranquilidad de conocer a su grupo es una manera de ayudarles a nivel emocional y favorecer así una mejor adaptación.

Y vosotr@s, ¿Tenéis una idea clara al respecto? ¿O tampoco podéis generalizar? Nos encantará saber vuestras opiniones. ¡Un fuerte abrazo compis!

2 opiniones en “¿Mezlar clases sí o no?”

  1. Yo soy madre de dos niñas de P3 y P5. Van a un colegio en el que se mezclan los grupos al finalizar P5, 3º y 6º de primaria. Este año están valorando la posibilidad de no hacer estas mezclas y dejarlas para el año que viene. En la entrevista con la tutora, en febrero, nos preguntó si había algún niño o niña en concreto con el que preferiríamos que continuara nuestra hija al año siguiente. Le dimos un nombre, pero también que creíamos que era una decisión que no nos incumbía mucho, puesto que ellos eran los que mejor conocían cómo se relacionaba con los demás niños en el centro y lo que podía ser más beneficioso para ella tanto a nivel social como pedagógico. La tutora se quedó pasmada porque estaba acostumbrado a lo contrario, a que le exigieran un cambio o una continuidad (cuando lo que hacen es consultarlo, por escuchar a las familias y tenerlas en cuenta). En cambio, a mi parecer, sí veo necesario que las niñas y niños de P3 sigan con la misma tutora en P4. Pero no este año por las circunstancias, sino por sistema. Creo que el P3 es un curso de adaptación y que el P4 con la misma tutora permitiría no empezar de cero y recoger los frutos de lo trabajado en P3, tanto para los docentes como para los alumnos.

    1. Muchas gracias por explicar tu experiencia. Yo este año que estoy en P-3 vería genial seguir con mi grupo 😉 Súper beneficioso para todos y todas. ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *