¿Por qué soy profe?

07.10.18

El pasado viernes 5 de octubre se celebro el día mundial de los docentes y como no es para menos queremos dedicar un post a hablar de ello: el ser docente

 

 

¿Os habéis preguntado porque sois profes?

 

¿Ya lo teníais claro desde peques? ¿O habéis descubierto esta pasión por educar de adultos? Sea como sea, no podemos negar que es una profesión totalmente vocacional y que, aunque a veces sea agotadora, es una de las profesiones más gratificantes que hay, ¿Verdad que sí?

 

Yo tenía muy claro desde bien pequeña que quería dedicarme a ello; siempre jugaba a ser maestra con muñecos y peluches y me pasaba horas y horas enseñándoles cosas o imitando a profesores o profesoras que admiraba.

 

Disfrute un montón la carrera y de todo lo que hacíamos (sin obviar las campanas en el bar de la Uni y las fiestas de los jueves universitarios, por supuesto) y las prácticas fueron una manera de verificar que efectivamente había hecho una buena elección de lo que seria mi futuro profesional.

 

Sí, todo esto esta muy bien pero donde realmente te enfrentas a la realidad es cuando estas SOLA en el aula con 25 “monstruitos” bajo tu responsabilidad, donde quieres poner en práctica todas aquellas cosas tan fascinantes que presentabas en un trabajo o quieres ser aquel profesor/a tan innovador que prometías ser, ¿verdad?

 

Realmente donde se aprende es en el aula, a base de ensayo error y dejándote asesorar por los propios alumnos y alumnas. A veces, tu como maestros/a te planteas una actividad fascinante y te das cuenta de que ellos/as le dan otra utilidad totalmente distinta a la que tenias pensada. Esta es la magia de los niños/as; nunca dejan de sorprenderte.

 

A mi cuando me preguntan porque soy profesora les respondo que no podría ser otra cosa. Me apasiona el mundo de la educación, me encanta irme reciclando constantemente y aprender cada día cosas nuevas ya sea de mis compis como de mis alumnos y alumnas. Lo bueno de nuestra profesión es que tú puedes hacer que no sea monótona; cada día puede ser distinto.

 

A mí personalmente siempre me ha gustado mucho ayudar a los demás y especialmente a aquellos que les cuesta un poco más, por eso amplié mis estudios de magisterio con los d psicopedagogía y tengo la suerte de poder compaginar la labor de maestra con la de psicopedagoga desde ya hace 3 años. He trabajado tanto en infantil como primaria y aunque considero que cada curso tiene su gracia, no puedo negar mi devoción por los más peques.

 

Y vosotros  ¿Os acordáis de vuestras primeras experiencias como profes?

 

Quizás a algunos/as os quedan muy lejos y otros/as estáis iniciándoos en el mudo de la docencia ahora mismo. Estoy segura que a más de uno/a se le escapa una sonrisa en cuanto piensa en sus primeros “desastrillos” Sí, si es que es una profesión preciosa y muy gratificante pero nadie dijo que no fuera complicada y dura… especialmente los inicios.

 

Yo recuerdo a la perfección mi primer trabajo; empecé a trabajar en un P-1. La verdad es que no me lo esperaba para nada. A mi me gustaba mucho la etapa de infantil, pero ¿Guardería? Ni me lo había planteado. El único contacto con bebés había sido de algún conocido…

 

Imaginad la situación: Primer día de clase de niños y niñas de P-1 (para la mayoría el primer contacto con el colegio). Padres y madres con caras de preocupación, niños y niñas llorando desconsoladamente y allí estaba yo con dos peques en brazos y otros 4 o 5 cogidos a mi bata. A medida que fue pasando el día la cosa se fue calmando un poco. Después del patio me tocaba cambiar pañales. No había cambiado un pañal nunca, pero pensé no sería muy complicado así que me puse “manos a la obra” hasta que mi compañera me dijo humildemente: – “Anna, tendríamos que llevarlos a comer ya…. ¿Necesitas ayuda?”-

 

Sí, necesitaba ayuda. Para cambiar un pañal les había estado sacando prácticamente toda la ropa, incluidos los calcetines. Imaginad el rato que podría llevar…. A los 2 días ya pillé el ritmo totalmente (especialmente a la hora de cambiar pañales) y no puedo negar que fue un año mágico. Nunca pensé que me gustaría tanto poder trabajar con niños y niñas tan peques.

 

 

Estamos seguras de que tenéis muchas experiencias de vuestros primeros días como profes, ¿Os animáis a contarlas?

 

Esperemos que acabéis de disfrutar del fin de semana y que cojáis esta semana q viene con un día más de fiesta con mas ganas aún. ¡Un fuerte abrazo apuradas y apurados!

4 opiniones en “¿Por qué soy profe?”

  1. ¡¡Hola!! Yo nunca he trabajado como profesora, hace 11 años que terminé la carrera y por diversos motivos no he tenido mi primer trabajo como tal.
    En la bolsa de trabajo estoy la número 2 para hacer sustituciones, y el miedo se va apoderando de mi. No sé muy bien cómo afrontar mi primer día como maestra y es algo que me está quitando el sueño. ¿Algún consejo desde la experiencia?
    Espero poder contaros dentro de poco como ha sido mi experiencia.
    ¡¡Un saludo profes!!

    1. Hola!!!! Wowww esto ya está al caer eh? Mira, te aconsejamos que estés tranquila y que sobretodo DISFRUTES AL MÁXIMO. Al principio tendrás que adaptarte y probablemente meterás la pata en algun momento pero no desanimes, de los errores de aprende y equivocarse es la clave para aprender 😉 Escucha mucho a tus alumnos y alumnas y dájate ayudar por ellos también. Conocerles y saber qué les motiva será clave para poder preparte tus clases. y cuentanos!!!!! ¡Mucha suerte!!

  2. Este año es mi.primer año como docente. Tanto tiempo formándome como docente y trabajo por proyectos, competencias, gamificación y mi.primera vacante es en un instituto donde solo hay clases magistrales y los exámenes, elaborados hace años y que debes implementar, tan teóricos que asustan y te impiden hacer otra dinámica que no sea magistral.

    Me estoy planteando dejarlo. Me encuentro como elefante en una cacharrería y los compañeros no ayudan, porque ven mis dudas como “esta no sabe nada”. Si esto es ser profe, creo que no sirvo. Y no sé si vale la pena esperar que sea el inspector quien me confirme lo que intuyo, que tal vez no lo hago bien. No sé si es normal, no tengo ninguna otra referencia.
    Ganas, motivación, ideas nuevas al garete. Siempre me quedará la duda de si tal vez hubiera empezado en otro centro todo hubiera ido mejor.

    1. ¡No desanimes Gemma! Y date un tiempo para adaptarte al instituto y a tus alumnos y alumnas. Los principios siempre son complicados y más todavia cuando el instituto o cole no acompaña. Habrá cosas que si o sí no podrás cambiar porque estarán estipuladas así pero planteatelo como un reto y no dejes que tus ganas y motivación se pierdan porque esto es lo más importante. Cuentanos cómo te va ¡Mucho ánimo!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *