Botellas sensoriales: cómo hacerlas y beneficios

31.03.19

¡Hola apuradas ya apurados! ¿Cómo va la semana? Hoy os traemos un post con 6 ideas de botellas sensoriales ¡Y vídeo incluído para que os sea más fácil y cómodo ver cómo las hemos hecho!

Antes de ponernos “en materia” me gustaría hacer una breve explicación de los usos que podemos darles, así como los beneficios.

De entrada, es un material muy económico y muy fácil de encontrar. De hecho, podemos usar muchas cosas que tenemos por casa (arroz, garbanzos…) y son fáciles de hacer. Podemos hacerlas con nuestros hijos/as en casa y además de pasar un buen rato, trabajamos la motricidad fina (al colocar objetos dentro de las botellas) y la creatividad (si pensamos con ellos/as cómo las hacemos).

Con ellas, podemos trabajar todos los sentidos o algunos de ellos:

Auditivo: Si creamos botellas sin líquido podemos jugar con los sonidos que hacen los objetos.

Visual: Si creamos botellas líquidas y les ponemos objetos dentro potenciamos la vista, ya sea para contar cuentos objetos hay dentro, buscar letras u otros elementos o simplemente observar el movimiento que hacen éstos dentro de la botella.

Tacto: Si las creamos con ellos/as el primer paso será “tocar” el material e ir identificando las distintas texturas que formaran parte de las botellas.

El olfato y el gusto, en principio, no los trabajamos a no ser que hagamos una actividad específica de “probar alimentos” u “olerlos” y luego colocarlos en las botellas, pero para que nuestras botellas sensoriales duren, si usamos alimentos deberían ser crudos.

Otro factor que se trabaja mucho es la calma. A veces nos empeñamos en cargarles de juguetes y algo tan simple como observar lo que hay dentro de la botella o ver cómo se llena toda la botella de purpurina al moverla es algo FANTÁSTICO. Doy fe que mis alumnos y alumnas se pasan largos ratos observándolas y mi hija de 8 meses está enamorada de sus botellas 😉

No sé cuál podría ser la botella ideal para crear vuestro juego sensorial. Lo que sí recomiendo es que sean lisas y duras. Yo he usado las botellas de zumo de naranja natural de Mercadona pero creo que para mi peque son un poco grandes (suerte que tiene mucha fuerza jejejeje). Para bebés quizás lo ideal seria que fuesen de tamaño más reducido. En Jugaia podéis comprarlas vacías a un precio muy razonable.

Para cerrar las botellas yo lo he hecho con pistola de silicona. Cuando las hicimos en el colegio además de silicona también las tapé con celo, pero creo que no es necesario.

Las botellas que he hecho han sido las siguientes:

Sin líquido:

  • Pompones de colores
  • Piedras de colores
  • Palitos de madera
  • Arroz de colores: Primero he teñido el arroz con colorante alimenticio y lo que colocado en bolsitas herméticas para poder tintarlo todo y después lo he dejado secar en platos. Pasadas 24 horas, he puesto el arroz por colores dentro de la botella con ayuda de una cuchara.

Líquidas:

  • Aceite de bebé y gomas elásticas
  • Agua caliente, cola de purpurina y purpurina (OJO con agua fría no sale bien).

Os dejo el vídeo de youtube para que podáis

Y vosotr@s ¿Habéis hecho alguna vez botellas sensoriales? ¡No encantará ver otras ideas 😉 ¡¡Que tengáis una feliz semana!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *